Y como se sabía, explotó el polvorín chileno

Estoy escribiendo estas líneas a pocos minutos de que, por tercer día consecutivo, se instaure el toque de queda. Si me decían hace unos días que este fin de semana pasaría encerrado entre estados de emergencia y toques de queda no lo hubiese creído.