Al Capone y El Chapo: el fracaso de la Prohibición

El narcotraficante Joaquín Guzmán fue condenado a prisión perpetua en Estados Unidos. Muchos celebraron. Yo no veo el gran beneficio social de la sentencia, aunque no prefiero que El Chapo esté libre. Lo que prefiero positivamente: que las drogas sean legales y, por tanto, no aparezcan “chapos”. O “capones”.

¿Nuevo régimen mexicano?

Sólo por existir un gobierno de López Obrador, sus partidarios e incluso muchos de sus críticos hablan de “el nuevo régimen”. Si tomamos en serio los conceptos, y las distinciones entre ellos, la conclusión es otra. Hagamos un análisis tan preciso, claro, breve y sencillo como es posible.

El presidente López Obrador: una primera evaluación

Su figura sigue convocando a los exagerados por vocación y alimentando el fanatismo político, a favor y en contra. Con el refuerzo amplificador de las “redes sociales”, la discusión sobre su gobierno está entrampada, estancada, envenenándose: ha sido capturada por el extremismo, sin importar hechos y razones

La falsedad de “la Conquista de México”

En general, no me opongo a que un Estado reconozca errores pasados; con los que tenga clara relación –en un marco de tiempo razonable-; me opongo a que siga repitiéndose una idea falaz con efectos negativos: que a “México” lo conquistaron “los españoles” en contra de “los indios”.

De mafia y narco

Para seguir pensando el fenómeno narco en Latinoamérica y ganar más claridad sobre él, conviene pensar comparativamente. Comparar entendido no como asimilar dos o más cosas sino como ponerlas en contraste analítico. Tiene sentido comparar narco y mafia. Como ya lo he hecho, me adelanto: ¿son lo mismo? No.

México: drogas, prohibición y legalización

El problema mexicano con el narcotráfico y la violencia es internacionalmente famoso. Y efímeramente famosas son estadísticas relacionadas que son periódicamente sucedidas por otras peores, como esta: 16,000 asesinatos en la primera mitad de 2018. Los registros que obtengamos en 2019, estoy seguro, serán peores.

Evo y la lección de Roosevelt

Ya lo sabíamos: Evo Morales quiere seguir siendo presidente. Muchos bolivianos quieren que siga siéndolo, cierto. Pero no la mayoría nítida (51%) de los que participaron en 2016 en el referéndum convocado por el oficialismo para decidir sobre su reelección sin límites como los del artículo 168 de la Constitución.

¿Otro partido hegemónico en México?

Andrés Manuel López Obrador es el nuevo presidente de mexicano. Llega al cargo con el apoyo de 53% de los votantes y mayorías legislativas de su partido (Morena). Polarizador siempre –a veces víctima y a veces beneficiario de la polarización que provoca-, hoy no pocos lo interpretan como cabeza de un proyecto hegemónico.