Cómo los déspotas se aferran al poder

Los déspotas que se engolosinaron en el gobierno tienen pánico a dejarlo. Su miedo más grande es la muerte política descrita por el Mariscal Josip Broz Tito como la más horrible de las muertes. Transformarse en un ciudadano de a pie debe ser una tortura para los que gobernaron como reyezuelos.