Brasil, luces y sombras de una disputa anunciada

La decisión estrictamente racional de abstención al voto, de anularlo o de votar en blanco ha sido muy significativa. Ha habido una toma de decisión y una elección concreta entre aquellos que se negaron a participar o elegir entre candidatos escogidos por la coyuntura histórica y electoral del país.

El hilo vinculante de la política

Existen fundamentos claros sobre la actual sintonía histórica entre las figuras políticas de Lula da Silva, Cristina Kirchner y Mauricio Macri. Tres figuras diferentes, aunque conectadas, no sin paradojas, por un presente que nos premia con jugosas lecciones.

Elecciones tras una puñalada

Pensar a partir de las paradojas puede ayudarnos a interpretar el presente. Y el episodio de la puñalada al candidato a la presidencia puede ser un buen ejemplo. Bolsonaro no estaba yendo bien en las entrevistas y debates, sin embargo, en las redes sociales, con más de 5 millones de seguidores, su presencia era innegable.

Brasil y el fin de un ciclo político y estético

El encarcelamiento de Lula represente el fin de un ciclo político y cultural en Brasil, un proceso histórico iniciado hace más de medio siglo con el Golpe de Estado. Horas antes de entregarse a la justicia, el expresidente dio un histórico discurso que pareció deslegitimizar el “escenario de conflictos” políticos y culturales de los últimos 40 años.

El asesinato de Marielle, las milicias y la “narrativa del golpe”.

La noche del 14 de marzo, fue asesinada en una calle céntrica de Río de Janeiro, la concejal Marielle Franco, del Partido Socialismo y Libertad (PSOL) de izquierda. Una ráfaga de balas 9 milímetros proveniente de un vehículo que se había detenido junto al que transportaba a Marielle, daría fin a su vida y a la de su conductor.

El Brasil de todos los días

La velocidad y grado de innovación con que los acontecimientos políticos se suceden en Brasil nos sugiere evaluar en cada momento sus imprevisibles consecuencias. Así nos tiene acostumbrado este gigante sudamericano desde el año 2013. En junio de aquel año, multitudinarias manifestaciones alarmaron al propio Palacio da Alvorada.