Trump y la mentira fascista

Esta forma de deformar la realidad tiene un precedente en la historia de la mentira fascista. Trump está utilizando esta crisis para promover su marca de autoritarismo, posicionándose no como un funcionario electo sino como un líder que posee la verdad y cuya autoridad es “total”.