Macondo en ebullición

Se sabía que iba a ocurrir, pero no sabíamos cuando. La calle volvería a hacerse sentir en un país que no tiene costumbre de hacerlo: protestar ha sido un verbo sospechoso de afinidades con la guerrilla y los colombianos se caracterizan por la resiliencia, actitud indispensable para sobrevivir al realismo trágico de Macondo.