¿Un clavo saca otro clavo?

Están desiertas las calles de La Paz, donde la sangre corrió hasta hace poco, vacías las de Santiago, que recordamos llenas de manifestantes. Nadie en Bogotá, el eco de la huelga se ha apagado; ni en Caracas, donde rezan para evitar al menos esta plaga. Donde se libró la lucha, en Ecuador, se recogen los cadáveres en las aceras.