Ciencia política, ¿predicar en el desierto?

La academia no brinda per se políticos excepcionales. De lo que se trata es de usar la voz con lealtad al bien común para ofrecer salidas al atolladero en que estamos. Pero que esa voz no sea una prédica en el desierto excede las competencias de la ciencia política.

Gobiernos semileales en América Latina

En América Latina, lo acontecido en los últimos días en países como Brasil y México, y de forma más grave en El Salvador y Nicaragua, tiene componentes obvios de este carácter semileal en el comportamiento gubernamental.

Vargas Llosa, el deicida irresponsable

Vargas Llosa, que escribió en 1971 el ensayo sobre García Márquez titulado La historia de un deicidio, cuando apoyaba fervientemente la revolución cubana, ahora, parafraseando a Max Weber, abraza exclusivamente la ética de la convicción alejándose de la ética de la responsabilidad.

Polarización, ¿qué hay de nuevo?

Hoy pareciera que un fantasma recorre el mundo dominando sobre todo el discurso y el análisis político. Nutre las marchas en las ciudades, da aliento al propio quehacer de la clase política e ilustra las publicaciones de todo tipo.

La gestión del miedo en la política

El miedo es uno de los principales sentimientos que embarga a las personas. La historia de la humanidad no se entiende sin su presencia ya que articula la convivencia humana, desde las formas sociales más simples a las más complejas, desde la tribu hasta el estado.

Las elecciones y el poder

La democracia se configuró como una forma de ejercicio del poder en la que las elecciones desempeñan un elemento crucial. Por consiguiente, la relación entre las elecciones y la democracia es unívoca. Esta no existe si no se llevan a cabo aquellas, pero las elecciones por sí solas no traen consigo la democracia.

¿La política es un oficio?

“Yo no sé si uno puede admirar a políticos, personas que se dedican a estar de acuerdo, a sobornar, a sonreír, a hacerse retratar y, discúlpenme ustedes, a ser populares…”. Borges se interesó poco en la política, pero el escenario latinoamericano actualiza la entrevista que le dio a Vargas Llosa en 1981.

Desaparecidos: la responsabilidad del estado

El máximo exponente de la maldad humana lo constituyó el terror nazi que llevó un minucioso registro de sus víctimas. Treinta años después, bajo la doctrina de la seguridad nacional un nuevo quehacer sistemático, pero sin luz ni taquígrafos, trajo a la represión institucionalizada en América Latina la figura de la desaparición forzosa.

Nuestra Newsletter

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com