El presidente López Obrador: una primera evaluación

Su figura sigue convocando a los exagerados por vocación y alimentando el fanatismo político, a favor y en contra. Con el refuerzo amplificador de las “redes sociales”, la discusión sobre su gobierno está entrampada, estancada, envenenándose: ha sido capturada por el extremismo, sin importar hechos y razones