Uruguay y una foto para el recuerdo

El vicepresidente renunció fundamentalmente porque socialmente ya había sido condenado, al igual que el resto de directivos, gracias a un mensaje que se repitió a diario y durante años en los medios haciendo parte, de forma consiente o no, de un proceso de manipulación de la verdad que terminó por reemplazar a la realidad.