Orientes des-orientados, Occidentes accidentados

La historia universal está marcada por las categorías de Oriente y Occidente, entendidas no sólo como designaciones geográficas sino también civilizaciones y modos de entender las configuraciones del mundo. La aproximación clásica explica que cuando una se expande la otra se repliega, cuando una asciende la otra decae.