Déjense de joder con el pueblo

Así tituló una vez Aníbal Ford un artículo publicado en los albores de la democracia, indignado con quienes sostenían que las grandes mayorías también habían hecho la vista gorda con la represión y tenían alguna cuota de responsabilidad por su respaldo a la aventura malvinera.