¿Y si nos vamos todos a la China?

El conflicto tiene que ver con un clásico reajuste en el equilibrio de poderes que seguirá alimentando respuestas y contrarespuestas políticas. El fenómeno del ascenso de un nuevo poder económico a escala mundial necesariamente afectará la presencia y accionar de las otras grandes potencias.