Desafíos de la pandemia para el futuro de las Ciencias Sociales

Coautora Mariana Chaguri

Además de las inestimables pérdidas de vidas y de las dificultades en la reorganización de las interacciones, el Covid-19 provocó un retroceso particular dentro de las comunidades académicas: el aumento de las desigualdades. Los cambios en los lugares de trabajo, los impedimentos para desplazarse, la cancelación de eventos científicos, el aplazamiento de concursos y de convocatorias de proyectos de investigación, son algunos de los factores que se pueden destacar en la coyuntura mundial. Además, en países como Brasil, una política de Ciencia, Tecnología e Innovación (CT&I) basada en la desfinanciación, el acoso institucional y la deslegitimación del conocimiento científico han profundizado las disparidades ya existentes y han hecho más incierto el futuro profesional de las generaciones recién salidas de la enseñanza superior. Aquí abordamos los daños que pueden perjudicar la producción intelectual en las Ciencias Sociales (CC.SS). 

Áreas de investigación

Aunque la mayoría de los científicos afirman haber sentido las repercusiones negativas de la pandemia en las rutinas de investigación, existen discrepancias según las distintas características sociales. Si tomamos como parámetro las CC.SS, los artículos indican que los y las antropólogas perciben más daños en la realización de las investigaciones que los sociólogos (as) y los politólogos (as), algo que también evidencian los datos sobre productividad. Los mayores inconvenientes para la Antropología están relacionados con los métodos de investigación predominantes, que se vieron gravemente obstaculizados por las medidas de cuarentena, como la investigación de campo, las etnografías y las observaciones participantes.

Esto no significa que los politólogos (as) y los sociólogos (as) no hayan experimentado dificultades, sino que tuvieron intensidades y atributos diferenciados que es necesario conocer en profundidad para poder pensar en soluciones colectivas. El hecho de que los antropólogos denuncien más obstáculos en el período reciente no sólo plantea un problema de distinción dentro de las CC.SS. También indica una consecuencia que es especialmente mala para las mujeres. Por ejemplo, en el trío Ciencia Política, Sociología y Antropología, esta última concentra la mayor proporción del género femenino en puestos de docencia e investigación, como muestran las estadísticas de las universidades brasileñas.

Las mujeres

Si las metodologías de investigación más tradicionales en cada campo de conocimiento condujeron a una mayor o menor penalización de las rutinas de trabajo durante la pandemia, éste no es el único factor determinante de las asimetrías que se han puesto de manifiesto en los últimos años. Las mujeres constituyen uno de los grupos sociales que, independientemente de la disciplina de concentración, sufrieron con los inmensos cambios en las condiciones de ejercicio de la profesión de investigador.

El paso del trabajo presencial al remoto ha provocado en las mujeres un mayor agotamiento y dificultad para mantener la productividad ante la carga de las actividades domésticas y de cuidados. La disparidad en el reparto del tiempo entre los géneros es un fenómeno conocido desde hace tiempo por los investigadores de las desigualdades. La crisis del Covid-19 agravó esta fenómeno y provocó más obstáculos a la construcción de la igualdad en la producción científica. 

En el ámbito de las CC.SS, se puede señalar que las mujeres han sido doblemente castigadas en la Antropología, bien porque son mayoría en el campo y han tenido que enfrentarse a más obstáculos para la realización de sus métodos de investigación, bien porque están desbordadas por el trabajo de cuidados. Esto implicará un retroceso en la condición de mayor igualdad que tenía la disciplina. En Sociología, es posible conjeturar sobre la pérdida de un cierto equilibrio que existía entre hombres y mujeres. Y por último, en la Ciencia Política, que ya tenía una mayoría de hombres, es posible que nos encontremos con más desigualdades.

La población negra

El área de trabajo y el género de sus investigadores revelan adversidades específicas. Lo mismo ocurre con la variable “raza”. En varias partes del mundo, los blancos son los que más lideran la investigación y ocupan posiciones institucionales de poder en diversos campos científicos. Por otra parte, los negros suelen ser una minoría en la producción de conocimientos y se enfrentan a obstáculos únicos para hacer carrera como científicos.

Cabe señalar que la “raza” es una dimensión tan relevante como el “género” a la hora de estimar las desigualdades. Pero las complicaciones a la hora de abordar esta esfera de asimetrías en la vida social son muchas. Existen diferencias constantes en la forma de medir esta variable en distintos lugares del mundo. Y, muchas veces, también se desprecia su importancia. En Brasil, por ejemplo, el intento de plantear el debate sobre las desigualdades raciales entre los científicos sociales choca con la falta de recogida obligatoria de información sobre la autodeclaración en los sistemas de evaluación de la investigación, así como con la falta de transparencia de los organismos públicos.

En el contexto pandémico, las minorías desfavorecidas han acumulado más problemas y limitaciones para persistir en la consolidación de sus trayectorias en el mundo académico. Este campo de trabajo requiere una dedicación a largo plazo y, por lo tanto, es más difícil para quienes no proceden de clases sociales ricas o simbólicamente privilegiadas en la sociedad.

Generaciones

Las comunidades científicas son multigeneracionales y el aprendizaje entre investigadores en diferentes etapas de sus carreras es una marca fundamental de la producción y el avance del conocimiento especializado. Si las desigualdades de género y raza ya eran conocidas en los círculos académicos, las generaciones en formación o tituladas en periodos cercanos o en plena pandemia se enfrentaron a aspectos antes inimaginables, como la falta de contacto presencial en clases y eventos, que facilitaba la creación de redes, o la pérdida de espacios habituales de estudio y desarrollo profesional. Los efectos de la pandemia asociada a una política de CT&I que induce a las desigualdades abren un horizonte difícil para los grupos generacionales especialmente afectados por los recortes en la financiación de la investigación y la inserción precaria en las actividades profesionales, vinculadas o no a la carrera científica.

Las Ciencias Sociales y la importancia de la diversidad

La igualdad en la ciencia sigue siendo un ideal normativo lejano, pero fue a partir de este ideal que empezaron a tener lugar en el espacio público debates que antes eran improbables. Fue la llegada de las mujeres la que trajo el feminismo y el análisis de género al mundo académico. Fue la presencia de más negros en las universidades lo que desafió la primacía de la blanquitud como única muestra de intelectualidad en las humanidades. Y es siempre de la juventud de donde puede surgir lo “nuevo” y dar continuidad transformada a las tradiciones. Las CC.SS necesitan la diversidad para contribuir a las personas con todas sus potencialidades.

El área de investigación, el género, la raza y la generación son marcadores sociales que orientan desafíos generalizables a la producción científica, particularmente visibles y potenciados durante la pandemia. En cada uno de estos modos de distinción, hay impactos variables, siendo algunos grupos más afectados que otros. En un escenario de profundización de las desigualdades y la consiguiente limitación de la diversidad, corresponde a los científicos sociales reflexionar sobre los tortuosos caminos futuros que le esperan a la comunidad si la pluralidad de sus actores retrocede.

Mariana Chaguri es profesora del Departamento de Sociología y del Programa de Posgrado en Sociología de la Unicamp. Actualmente es la Secretaria Ejecutiva de la Asociación Nacional de Posgrado e Investigación en Ciencias Sociales (ANPOCS) donde desarrolla, entre otras, la investigación “Futuros del Trabajo en las Ciencias Sociales”.

Nuestra Newsletter