Descarbonizar la economía en pos de la recuperación

En los últimos meses, América Latina y el Caribe se ha convertido en uno de los focos de la pandemia mundial, superando los 4 millones de infectados y 170.000 muertes. Estas cifras han contribuido a acentuar las debilidades estructurales de la región, redimensionando su espacio en el debate público.

Las acentuadas dificultades a las que se enfrentan ahora estos países podrían disminuir si la desigualdad social, el déficit de infraestructura económica y social y la degradación del medio ambiente no estuvieran tan presentes en las tierras al sur del Río Bravo.

En medio de la búsqueda de una vacuna y el temor a nuevas olas de contagio, el mundo está avanzando en los debates sobre la pospandemia, especialmente en los caminos hacia la recuperación mundial. Lo que es seguro es que no será fácil superar la crisis más grave desde la Segunda Guerra Mundial, que debería dejarnos una retracción del PIB mundial (-5,2%) y un aumento de la pobreza extrema.

En general, las acciones anunciadas y los discursos presentados prometen la búsqueda de un mundo más seguro, menos desigual y más resistente. Después de más de 16 millones de personas infectadas y casi 700.000 mueran, es necesario crear mecanismos de protección contra futuras crisis (sanitarias, climáticas o económicas) y reducir así el riesgo de nuevas crisis sistémicas. También está empezando a surgir un consenso en el sentido de que si no se toman medidas, los costos (financieros y de vida) serán aún mayores que si se toman.

En este contexto, Dinamarca ha anunciado su intención de reducir sus emisiones de CO2 en un 70% del nivel de 1990 para el 2035. Francia, planea invertir 1.500 millones de euros para que su poderosa industria aeroespacial sea carbono-neutral. Más ambicioso, Alemania anunció un paquete de recuperación económica de 130.000 millones de euros, de los cuales 50.000 millones para “acciones verdes”. El país se sorprendió de no sucumbir al poderoso lobby de su industria de motores y propuso medidas de conversión de energía, apostando fuertemente por el llamado hidrógeno verde.

Más cerca, en EE.UU., el candidato del Partido Demócrata (Joe Biden) prometió invertir 2 billones de dólares para descarbonizar la matriz energética del país para el 2035.

¿Y cómo se está desarrollando este debate en América Latina?

Debido al número de infectados y muertos, la mayoría de nuestros países se centran aún más en las acciones sobre el hoy que en las medidas sobre el mañana. El covid-19 está agravando enormemente un escenario económico y social que ya era desolador, con un bajo crecimiento e inestabilidad política en casi toda la región.

Nuestra crisis actual es, de hecho, una superposición de crisis que nos llevará a resultados más críticos que el promedio mundial. La CEPAL, por ejemplo, estima que el PIB regional se reducirá un 9,1%, mientras que la tasa de pobreza alcanzará el 37,3%.

Brasil busca una vez más una salida a una situación compleja que podría resultar en años de regresión social y productiva.

En gran medida, estas proyecciones se deben a lo que se espera de Brasil. Con casi 2,2 millones de casos y 70.000 muertes, es el segundo país del mundo en casos de covid-19. Con estimaciones que apuntan a casi 20 millones de desempleados y otro año perdido en términos de crecimiento, Brasil busca una vez más una salida a una situación compleja que podría resultar en años de regresión social y productiva.

En este escenario, una carta publicada hace días en la que 17 ex ministros de economía y ex presidentes del Banco Central (BCB) defienden enfáticamente la adopción de medidas de recuperación económica basadas en la sostenibilidad ambiental ha tenido un gran impacto.

En el texto se señalan cuatro ejes de acción que permitirían alcanzar ese objetivo: a) lograr una economía con bajas emisiones de carbono; b) deforestación cero en el Amazonas y el Cerrado; c) aumentar la resistencia del clima y d) impulsar la investigación y el desarrollo de nuevas tecnologías.

Siendo Brasil el país más poblado y de mayor dimensión territorial, además de la mayor economía de la región, sus trayectorias tienen una gran influencia en las condiciones climáticas mundiales y en la dinámica productiva de sus vecinos. Sus biomas, incluyendo el Cerrado y el Amazonas, y su vasta línea costera, lo colocan como una pieza central de la geopolítica mundial.

Su estructura productiva, especialmente los sectores relacionados con la producción/explotación de los recursos naturales, la agricultura y la ganadería, lo hacen un país estratégico para el éxito de los objetivos perseguidos a nivel mundial. Así pues, no hay ninguna exageración en las preocupaciones por la quema y la deforestación de la Amazonia, así como en las repetidas advertencias sobre los males de la “sojização”, que se extiende rápidamente y ya llega a los territorios de Argentina, Paraguay y Uruguay.

Teniendo en cuenta que el país se ha visto muy afectado por la desarticulación de algunos importantes mercados mundiales y por la caída abrupta de los flujos de capital internacionales (la Unctad estima que este año hay 80.000 millones de dólares menos), la posibilidad de una recuperación económica impulsada por las inversiones en sectores de baja emisión de carbono se muestra como un camino interesante cuando se piensa en las respuestas a mediano y largo plazo.

En su reciente informe (“El futuro de la naturaleza y los negocios”), el Foro Económico Mundial destaca que las inversiones en soluciones favorables al clima tienen el potencial de generar 395 millones de puestos de trabajo en los próximos años y un movimiento de 10 billones de dólares para 2030.

Sin embargo, pensando en las lecciones aprendidas de la industrialización a través de la sustitución de importaciones, creo que un proceso de descarbonización de la economía debería, en principio, ser cooperativo y soberano. Sin estas características corremos el riesgo de no poder alcanzar, una vez más, un mayor nivel de desarrollo productivo y social.

El proceso debería ser cooperativo, ya que requeriría el intercambio constante de información, apoyo y conocimientos ya existentes a escala mundial. Soberano porque proporcionaría mayor libertad e independencia tecnológica, cultural y financiera a largo plazo.

En este sentido, las medidas aislacionistas no encajarían en este momento, haciendo del sistema multilateral, con mejoras, una pieza clave en este proceso. La incredulidad en las fuerzas de la cooperación y la gobernanza mundiales y el comportamiento refractario al entendimiento de que la cuestión ambiental, como la económica, se hace como vasos comunicantes, no sólo dificultaría la toma de decisiones, sino que retrazaría o incluso obstaculizaría el logro de sus objetivos, lo que daría lugar a mayores riesgos sistémicos y costos mundiales.

¿Y cómo garantizar la soberanía nacional en este contexto? El camino sería primero pensar en el futuro (“¿qué queremos ser?”) y luego invertir masivamente en nuevas tecnologías y conocimientos. Las innovaciones en productos y procesos, un mayor conocimiento del inventario ambiental, la protección de los biomas y los conocimientos de los pueblos indígenas y tradicionales, los acuerdos de cooperación e integración regional y las políticas de gobernanza pública y privada basadas en prácticas ambientales son medidas que no pueden prescindir en este proceso.

Si esto se hiciera, Brasil y sus vecinos se posicionarían sin duda en la frontera de una nueva revolución mundial. Y nuestros nietos vivirían en un mundo ligeramente mejor.

Foto de Yeray Vega en Foter.com / CC BY-NC-SA

Nuestra Newsletter