Una región, todas las voces

L21

|

|

Leer en

Lula y Alckmin: una buena noticia para la democracia

El anuncio del probable binomio Lula-Alckmin para las elecciones presidenciales de 2022 ha causado un gran revuelo en el debate público. Hasta el momento se han producido acaloradas disputas entre los que sienten el potencial del binomio, los que se oponen a Lula y los que están decepcionados por una alianza entre la izquierda y un representante del centroderecha.

Entre los partidarios de Lula, las críticas llegaron en dos direcciones. Algunos escribieron que Alckmin no aportaría votos a Lula. Por el contrario, el ex presidente podría incluso perder apoyos. Otros centraron sus comentarios en aspectos ideológicos, quejándose de que el ex gobernante impediría a Lula hacer un gobierno más de izquierdas, teniendo que ceder a una política más conservadora. Creo que ambas críticas son erróneas.

Los vicepresidentes no aportan votos a los candidatos presidenciales, al menos no de forma sustantiva. No hay noticias, por ejemplo, de que Fernando Collor, el primer presidente elegido tras la redemocratización, haya sorprendido a todos por Itamar Franco, su compañero de fórmula. Ni que Fernando Henrique Cardoso se hiciera con dos presidencias en primera vuelta gracias a los votos de Marco Maciel, o que Lula hiciera historia en 2002 y 2006 debido al empresario José Alencar y que Dilma Rousseff fuera elegida dos veces con la ayuda de los votos de Michel Temer, un político que corría el riesgo de no salir ni siquiera elegido si se presentaba a diputado federal. La elección del vicepresidente es un acuerdo y una estrategia para diferentes cosas: tiempo de televisión, financiación de la campaña, mensaje a sectores que ven con malos ojos al candidato, alianzas partidistas para formar una base para el futuro gobierno, etc.

Geraldo Alckmin, desde el punto de vista electoral, probablemente aporta poco. Pero al dejar la disputa por el gobierno de São Paulo, donde es el favorito, abre la oportunidad al Partido de los Trabajadores (PT) de soñar con gobernar por primera vez el estado más rico de la federación. Por otro lado, una fuerte candidatura del PT en São Paulo, apoyando a Lula, podría generar importantes ganancias electorales. Y, si nada de esto funciona, tampoco le quitaría votos al PT en las elecciones presidenciales. Incluso los más críticos con la izquierda de la alianza no dejarán de votar a Lula. Si el ex presidente no gana desde el punto de vista electoral strictu sensu, tampoco perderá. Y como las urnas no miden la intensidad, los votos de los descontentos tendrán el mismo peso que los indiferentes y los entusiastas de la alianza.

En cuanto a las críticas por motivos ideológicos, creo que no entienden la gravedad del momento y la importancia de esta elección en 2022. No sólo estamos viviendo la pesadilla de un mal gobierno, probablemente el peor de la historia de Brasil, sino que estamos en medio de una crisis de la propia democracia. Esta crisis comienza con el mal perdedor Aécio Neves en 2014, que no reconoció su derrota ante Dilma Rousseff, pasa por un impeachment basado en falsas acusaciones y culmina con la elección de un representante de la extrema derecha sin preparación, Jair Bolsonaro.

Todo ello acompañado de la Operación Lava Jato, una operación judicial en la que un juez de primera instancia y un grupo de fiscales, trabajando en connivencia, sentaron a la política en el banquillo de los acusados sin observar el debido proceso legal. Por lo tanto, las instituciones no fueron capaces de detener este triste proceso de degradación de la democracia. Ni el Supremo Tribunal Federal (STF), ni el Congreso, por ejemplo, fueron capaces de detener esta avalancha de fechorías. Por el contrario, estas dos instituciones, durante muchos años, fueron cómplices del proceso de deterioro democrático. Ni siquiera un sistema electoral de doble vuelta, una norma capaz de impedir la victoria de la extrema derecha en países como Francia, pudo evitar la elección del ex capitán Bolsonaro.

Un frente amplio por la democracia

Cuando las instituciones fallan, Ziblatt y Levitsky enseñan que corresponde a los políticos detener a los extremistas y a los reacios a la democracia. Las instituciones brasileñas no han sido suficientes para detener este proceso de degradación política. Incluso la candidatura de Lula en las elecciones de 2022, que se está convirtiendo en una de las favoritas, sólo fue posible tras la filtración de los diálogos entre los miembros de la investigación Lava Jato en Curitiba, que revelaron los montajes para asegurar la prisión del ex presidente e impedir que se presentara en 2018.

Fue un hacker, y no las instituciones, quien dio una nueva oportunidad al proceso democrático. El STF, siempre atento a la coyuntura política, se dio cuenta de que mantener a Lula en prisión y no garantizar sus derechos políticos, tras la incontestable demostración de mala fe del entonces juez Sergio Moro y del fiscal Deltan Dallagnol, era insostenible.

En esta clave, la alianza entre Lula y Alckmin es positiva. Un frente amplio, contra las fuerzas antidemocráticas, es bienvenido, sobre todo cuando las instituciones no impiden que se presenten candidatos en los extremos del espectro político. El sistema brasileño fomenta las negociaciones. Además de la elección de doble vuelta, que obliga a reposicionar a todos los candidatos en torno a dos nombres, el Congreso brasileño nunca ha ofrecido a los presidentes mayorías basadas en un único partido, lo que exige conversaciones, concesiones y frentes entre los distintos partidos.

La alianza es la norma en Brasil, no la excepción. Lula gobernó así, incluso con el apoyo del Centrão, eufemismo para un grupo de partidos de derecha que sobrevive gracias a su adhesión a los gobiernos. Esta necesidad de hacer alianzas puede haber impedido a Lula gobernar basándose exclusivamente en sus «preferencias sinceras», pero no le impidió tener una administración muy bien evaluada y responsable de iniciativas innovadoras y distributivas.

Todo el mundo tiene derecho a opinar sobre la alianza y Lula se ha equivocado en otras ocasiones -creo que era mejor nombre que Dilma Rousseff para las elecciones de 2014-. Pero no perdamos el contexto al que nos enfrentamos. Los vicepresidentes más conservadores en los partidos petistas no son nada nuevo.

Un candidato a la vicepresidencia procedente de un partido que representaba el contrapunto histórico del PT y que ya ha disputado unas elecciones con Lula es una buena noticia. Es una señal de que por encima de las diferencias ideológicas está la democracia. Esto no se percibió en 2018, con Ciro Gomes escondido en París y Fernando Henrique Cardoso que se mantuvo al margen en la segunda vuelta entre el petista Fernando Haddad y la ultraderecha capitaneada por Bolsonaro. La alianza es una importante corrección del error que cometieron las fuerzas democráticas en las últimas elecciones. Más vale tarde que nunca.


Episodio relacionado de nuestro podcast:

Autor

Otros artículos del autor

Profesor de la Univ. Federal del Estado de Río de Janeiro (UNIRIO). Doctor en Ciencia Política por la Univ. de São Paulo (USP). Co-autor de "A política no banco dos réus: a Operação Lava Jato e a erosão da democracia no Brasil" (Autêntica, 2022).

spot_img

Artículos relacionados

¿Quieres colaborar con L21?

Creemos en el libre flujo de información

Republique nuestros artículos libremente, en impreso o digital, bajo la licencia Creative Commons.

Etiquetado en:

Etiquetado en:

COMPARTÍR
ESTE ARTÍCULO

Más artículos relacionados