El Brasil de Bolsonaro es campeón de la Libertadores

Dos equipos brasileños juegan la final de la Copa Libertadores en el Maracaná. El Palmeiras, el mayor campeón de los torneos nacionales, busca su segunda victoria en la Libertadores, y el Santos, bicampeón mundial con Pelé, intenta ganar el cuatricampeonato de la principal competición continental. Sus fans tienen motivos para celebrar, con las derrotas en la semifinal contra los argentinos River Plate y Boca Juniors. Sin embargo, algo siniestro está vinculado a esta decisión y al momento actual de Brasil, con Jair Bolsonaro imponiendo su agenda destructiva en Brasilia.

Como parte de su propaganda, el político apareció con la camiseta de decenas de clubes brasileños y es aliado de Rodolfo Landim, presidente del Flamengo, el equipo más popular del país. Sin embargo, Bolsonaro es un fanático de Palmeiras. Incluso su nombre rinde homenaje al ex jugador Jair Rosa Pinto. Campeón brasileño en 2018, el Palmeiras dejó que Bolsonaro levantara el trofeo y posara en la foto oficial del equipo.

Esto ocurrió poco después de que el congresista con 28 años de carrera, miembro insignificante del Congreso Nacional dedicado a defender la dictadura militar, al igual que la matanza y la tortura que ésta emprendió, fuera elegido presidente. Casi 58 millones de brasileños consideraron razonable votar por alguien que dijo en la campaña que la izquierda debería ser enviada al lugar de ejecución de los presos políticos del régimen militar, ser fusilada, ir a la cárcel o exiliarse.

Bolsonaro y la pandemia

Brasil también tuvo la desgracia de sufrir la pandemia que asoló al mundo con Bolsonaro como presidente. Él la trata como una “gripecita” sin gravedad y anima a la población a no usar mascarilla, a no cambiar su rutina, a no mantenerse en aislamiento social, a utilizar medicamentos sin eficacia probada y a no vacunarse. En el país se han producido más de 210.000 muertes atribuidas al coronavirus, aparte de las víctimas mortales que no se hicieron la prueba.

Uno de los principales jugadores del Palmeiras, Felipe Melo, que siempre muestra su apoyo a Bolsonaro en Internet, participó con él en eventos oficiales. Ambos sin mascarilla, en medio a una multitud de personas. Bolsonaro llamó a quien lo criticó de “feroz fanático del virus, al que le gusta mucho el mimimi” (“mimimi” es un término peyorativo que se utiliza para desautorizar críticas a posiciones prejuiciosas y políticamente incorrectas).

En un acto contra el aislamiento social en São Paulo, un grupo de hinchas del Palmeiras publicó fotos con las palabras “Dios, patria, familia y amigos. Odiamos gambá “. El mensaje remite al lema “Dios, patria y familia” del integralismo, un fuerte movimiento fascista brasileño de los años 30, que se ha ido rearticulando. “Gambá” es un apodo peyorativo de Corinthians, un rival de Palmeiras cuyos partidarios se manifestaron contra el bolsonarismo. Sin embargo, los aficionados del Palmeiras, insatisfechos con la asociación del club con el presidente, lanzaron el “Manifiesto de palmeirenses que apoyan a la democracia y a la ciencia y que repudian la mentira y la intolerancia”.

Quien vio la victoria del Santos contra Boca Juniors, debe haber visto al entrenador Cuca celebrar los goles con una camiseta con la imagen de la Virgen. Su devoción no impidió que lo arrestaran por violar a una niña cuando aún era jugador del Gremio. En una gira del equipo por Europa en 1987, él y tres compañeros de equipo, Henrique, Fernando y Eduardo fueron detenidos en Suiza durante 28 días bajo los cargos de violar a Sandra Pfaffli, de sólo 13 años, en el hotel donde se alojaban. Pudieron regresar a Brasil gracias a un gran lobby de la diplomacia brasileña y de la FIFA. Fueron condenados en 1989: no encontraron pruebas de violencia física en el cuerpo del delito, pero la víctima era menor de 16 años. Nunca fueron extraditados ni cumplieron condena.

La complacencia de la prensa y la gente

En ese momento, las antropólogas Carmen Rial y Miriam Pillar Grossi comentaron en un artículo del periódico feminista Mulherio la complacencia de la prensa de Porto Alegre y de la población. Los columnistas culparon a la chica y consideraron la actitud de los violadores como un mero engaño. La madre de Fernando, uno de los cuatro acusados, argumentó que su hijo no tenía la culpa porque no era homosexual y “la chica fue allí a quitarse la ropa delante de ellos”.

El ex jugador del Santos, el delantero Robinho, fue condenado a nueve años de prisión por los tribunales italianos por “violencia sexual en grupo”. Él y sus amigos emborracharon a una chica albanesa para que no rechazara el acto sexual. En una grabación telefónica interceptada, Robinho se rió y dijo que no le importaba porque la mujer estaba borracha y ni siquiera sabía lo que estaba pasando. En octubre de 2020, la junta directiva del Santos pensó que era una buena idea traer de vuelta al ídolo condenado por violación colectiva. El contrato fue suspendido por una demanda de todos los patrocinadores del club.

La cultura de la violación relativiza la gravedad de la violencia sexual contra las mujeres. Click To Tweet

La cultura de la violación relativiza la gravedad de la violencia sexual contra las mujeres. Esta cultura culpa a la mujer de ser violada y considera que los hombres tienen “necesidades naturales y comprensibles”, por lo que son estas quienes deben evitar tales situaciones.

La misoginia no se limita al acoso sexual. Bruno, ex arquero del Flamengo y del Atlético Mineiro, fue condenado a 22 años de prisión por el secuestro, asesinato y ocultamiento del cadáver (supuestamente troceado) de su ex amante Eliza Samudio, que le exigió el reconocimiento de la paternidad de su hijo. Cuatro clubes ya han contratado al feminicida después de su condena: Montes Claros, Boa Esporte, Poços de Caldas y Rio Branco. Nunca faltó el interés por sus autógrafos, y otros clubes también han tratado de contratarlo, como Operário, Tupi y Fluminense de Feira.

El Brasil que odia el feminismo

El Brasil que odia el feminismo, se burla de las víctimas de violación y apoya la jerarquía sexista de la sociedad, eligió a Bolsonaro. El entonces diputado, en un discurso en el club Hebraica de Río de Janeiro en 2017, bromeó diciendo sobre sus hijos: “Fueron cuatro hombres. En la quinta, flaqueé y tuve una mujer”. Imaginen como alguien que se refiere así a su propia hija se comporta con otras mujeres.

Bolsonaro ha dicho públicamente sobre la diputada Maria do Rosário, del PT, defensora de los derechos humanos, que no la violó porque "no se lo merecía", por ser "muy fea". Click To Tweet

No hay que imaginar: diversas veces Bolsonaro ha dicho públicamente sobre la diputada Maria do Rosário, del PT, defensora de los derechos humanos, que no la violó porque “no se lo merecía”, por ser “muy fea”. En 2015 fue condenado a pagarle una indemnización y a pedirle disculpas. No pasó nada más. De esta manera pudo completar su mandato parlamentario y luego ser elegido presidente de la República.

En el momento más brutal de la dictadura militar, en virtud de la Ley Institucional Nº 5, la selección brasileña fue tricampeona mundial en 1970. El triunfo fue usado para hacer propaganda y Pelé sirvió en misiones oficiales con pasaporte diplomático como divulgador del gobierno del General Médici.

Ahora, Palmeiras y Santos deciden la Copa Libertadores, jugada en las fases decisivas durante la pandemia y sin aficionados en las gradas. La prensa brasileña celebra la gran hazaña deportiva, mientras que Bolsonaro mantiene su popularidad a pesar de promover la destrucción de la economía, las instituciones y los derechos sociales. El eslogan de 1970 ya puede ser gritado por bocas sin mascarillas: “¡Adelante, Brasil!”

Foto de RubenMendez em Foter.com / CC BY-NC-ND

Nuestra Newsletter