¿Hay ballottage? Cansancio con “macrismo vs kirchnerismo”

ANDREI ROMAN COAUTOR

Las PASO en Argentina sorprendieron a todos con un resultado que daba a Alberto Fernández una ventaja abrumadora sobre Mauricio Macri. Una investigación realizada por Atlas Político, que aquí comentamos, confirma esta tendencia y muestra una serie de resultados muy positivos para Alberto Fernández. Pero, dicho esto, cabe agregar que con la desaceleración de candidato del Frente para Todos en las encuestas, su victoria todavía no está garantizada.

Lo cierto es que la primera vuelta podría reservarnos algunas sorpresas inesperadas. Serán presentados en este artículo algunos argumentos que relativizan la aparente ventaja abrumadora Fernandez parece tener sobre Macri en la primera vuelta de las elecciones argentinas.

La última encuesta de Atlas Político, del 5 de septiembre de 2019 que utilizamos en el presente artículo, incluye optimizaciones que permiten ofrecer una representación más fidedigna del pensamiento actual del electorado argentino en relación a las PASO.

Si las elecciones fueran hoy, Fernández ganaría en la primera vuelta, logrando superar el piso del 45%. Alberto Fernández logra sacar provecho de la mala calificación del gobierno de Macri, que el 63% de los argentinos desaprueba.La investigación muestra una serie de resultados muy positivos para Alberto Fernández. Si las elecciones fueran hoy, Fernández ganaría en la primera vuelta, logrando superar el piso del 45%. Fernández logra sacar provecho de una mala calificación del gobierno de Macri, que el 63% de los argentinos desaprueba. Para la mayoría de los argentinos, los principales problemas del país son económicos: 37.8% apuntan a la inflación y 14.8% al desempleo, un problema generalmente asociado al primero, la inflación. Habiendo sido elegido con la esperanza de finalmente turbinar a la economía argentina, la decepción con el gobierno de Macri no podría ser más natural.

AtlasIntel muestra es que la ventaja de Alberto Fernández está lejos de ser inevitable.

Lo que la investigación de AtlasIntel muestra es que la ventaja de Alberto Fernández está lejos de ser inevitable. Primero, las cifras muestran que la población, al contrario de lo que indican otras encuestas recientes, está ampliamente dividida sobre quienes serían los responsables del colapso masivo y la crisis de la deuda que surgió tan pronto como se publicaron los resultados de las PASO.

El 49% considera que Macri es el responsable. Pero prácticamente el mismo porcentaje, 48.6%, declara que es el temor al regreso del Kirchnerismo. En otras palabras, a pesar del rechazo y enojo que la mayoría de los argentinos siente por un gobierno que ha fallado de muchas maneras, la idea de que el regreso del kirchnerismo podría empeorar la situación está profundamente arraigada.

El éxito de Alberto Fernández muestra que la estrategia de Cristina Kirchner de aceptar el puesto de vicepresidenta tuvo los efectos esperados. Alberto aparece 5 puntos por delante de Cristina, en un contexto en el que la mayoría de los argentinos (52.9%) siguen a favor de su arresto por corrupción. La situación de Macri a este respecto tampoco es positiva, ya que el 54% de los argentinos está de acuerdo con su eventual arresto por corrupción. Cristina como vicepresidenta fue una gran jugada: esencialmente suplantó el tema de la corrupción en la agenda electoral que, junto al temor sobre la pauta económica, es la mayor debilidad del Frente de Todos.

Alberto Fernández fue capaz, con la colaboración de Cristina y la pasividad de Cambiemos, de diferenciar su discurso habitual, buscando acercarse a un estilo como el de la socialdemocracia europea. En el contexto de las elecciones argentinas de 2019, esto es lo que representa el ‘cambio’ tan deseado por la mayoría de los argentinos, no el Cambiemos de los fracasos del gobierno de Macri. Alberto Fernández ahora cuenta con la confianza de 5-6 puntos de opinión, relativos a los que rechazan tanto a Macri como a Cristina y que, ante un escenario de balotaje entre estos dos terminaría por anular su voto. Pero lo cierto es que la victoria de Fernández-Fernández no será tan fácil como algunos analistas creen.

De hecho, la encuesta realizada por AtlasIntel señala que Macri todavía puede soñar con la victoria. Las medidas de estabilización económica fueron muy bien recibidas: el 67% de los argentinos aprueba las restricciones impuestas a las compras en dólares y el 72% aprueba la reestructuración de la deuda con el FMI. Si estos porcentajes pudieran de alguna manera comenzar a influir en la intención de voto, pasando por la deconstrucción de la imagen moderada de Alberto Fernández, una segunda ronda, aunque todavía es poco probable, aún podría materializarse.

Foto de midianinja en Foter.com / CC BY-NC-SA