brasileños

¿Por qué tantos brasileños intentan quitarse la vida?

En 2014 un informe publicado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) ya señalaba una realidad preocupante: entre 2000 y 2012 Brasil fue el cuarto país latinoamericano con mayor crecimiento en el número de suicidios. En números absolutos, fue el líder de la clasificación. Llama la atención que el número de víctimas femeninas aumentó más (17,80%) que el de los hombres (8,20%). Casi diez años después, la OMS sitúa a Brasil en la dirección contraria al mundo: el número de suicidios entre brasileños se ha duplicado en los últimos 20 años, superando (entre las muertes por causas externas) a las muertes por accidentes de moto.

Los suicidios son evitables. En todo el mundo se han aplicado políticas públicas para reducir las tasas de suicidio, muchas de ellas dirigidas a impedir el acceso a los medios de suicidio más utilizados, además de restringir el acceso al alcohol y a las armas de fuego, utilizadas sólo en el 9% de los casos.

Los datos globales sobre el suicidio muestran que son los hombres de edad avanzada las principales víctimas, seguidos por los jóvenes y las mujeres de mediana edad. Por este motivo, los países más desarrollados, cuyo perfil de población es más envejecido, tienen tasas de suicidio más elevadas.

Todavía no se sabe con certeza, pero factores como la crisis económica, el desempleo, los niveles de desarrollo económico, la exposición a la violencia y el consumo de alcohol y drogas, los patrones de enfermedad mental y la relación cultural de las distintas sociedades con el suicidio, además de facilitar el acceso a los medios para cometerlo, son factores de riesgo.

En el caso de Brasil, llama la atención el crecimiento de las tasas, fenómeno que también se observa en otros países latinoamericanos como México, Argentina y Colombia. En concreto, es preocupante el aumento de casos entre mujeres, hombres jóvenes y adolescentes de entre 15 y 29 años. Según la OMS, el suicidio es la segunda causa de muerte en este último grupo de edad a nivel mundial.

En Brasil, el suicidio figura entre las tres principales causas de muerte en el grupo de edad de 10 a 29 años: la violencia interpersonal (que incluye homicidios, feminicidios, agresiones); los suicidios y los accidentes de tráfico. Estos casos tienen edad, pero también color: la mayoría son jóvenes negros.

Entre 2000 y 2015 los casos aumentaron un 65% entre las personas de 10 a 14 años y un 45% entre las de 15 a 19 años. El aumento en la media de la población fue del 40% para el mismo periodo. En 2019, cada 46 minutos una persona se suicidó en Brasil, la mayoría eran hombres, negros, con edades de entre 10 y 29 años.

También se observó otro fenómeno en los dos últimos años, marcado por la pandemia de COVID-19. Los casos aumentaron sobre todo entre los ancianos de las regiones del Norte y del Nordeste. Un aumento similar se observó en Rio Grande del Sur, un estado que siempre ha estado a la cabeza de las tasas de suicidio en Brasil.

El suicidio más allá de las cifras

El suicidio es un fenómeno extremadamente complejo, pero es posible destacar aquí algunas de sus facetas, individuales y colectivas. La principal es que necesitamos, como sociedad, afrontar con franqueza nuestros sufrimientos y sus síntomas. El sufrimiento que siente el individuo es también un sufrimiento colectivo. Los casos de suicidio no se deben sólo a un impulso individual, las enfermedades mentales se construyen también en relación con la sociedad, con el cuerpo colectivo que reconoce o no su malestar y sus síntomas.

De forma recurrente, quienes atentan contra su propia vida presentan enfermedades mentales, como la depresión y el trastorno bipolar, que son algunas de las más comunes. Síntomas como la ansiedad, las crisis de pánico, el estrés, la fobia social, son comúnmente desatendidos, principalmente en una sociedad que no se permite sufrir, que no elabora el duelo, que no escucha ni observa al otro. Una sociedad que trata las enfermedades mentales como un tabú, que entiende el sufrimiento como debilidad, cobardía de quien no puede enfrentarse a la vida. ¿Cómo olvidar al presidente que ante el miedo colectivo y la crisis provocada por la pandemia llamó “maricones” a los que estaban a favor del distanciamiento y el aislamiento social?

La aparición de ideas sobre la muerte se relaciona en la modernidad con una forma de sufrimiento ligada al sentimiento de pérdida; pérdida del deseo, pérdida del otro, pérdida del reconocimiento social, pérdida del sentido de la experiencia, es decir, la percepción de que la vida ya no nos pertenece, una vida que no hay razón para valorar.

¿Para qué vivir si no se respetan mis deseos y sentimientos? ¿Para qué vivir si ya no soy útil para mi pueblo y para la colectividad? ¿Por qué vivir si no tengo lugar, ni trabajo, ni reconocimiento?

¿Por qué nuestros hombres mayores, cada vez más jóvenes y adolescentes, y ahora también más mujeres, formulan esta pregunta de forma cada vez más recurrente?

Cada transformación, cada pérdida en nuestras vidas, las separaciones, las mudanzas, los cambios de colegio, los cambios de trabajo, el fin de una amistad, la muerte de un ser querido, desencadenan procesos de duelo. Procesos que nos obligan a reelaborar el sentido de la experiencia, de la existencia y cuyo sufrimiento inherente no debe ser ignorado.  

Nos enfrentamos a una “pandemia de salud mental”, con un aumento de los casos de depresión y el uso de psicofármacos, a veces abusivos y equivocados (son ansiolíticos, antidepresivos, inductores del sueño). El clonazepam, que en 2015 ya figuraba en la lista de los 10 medicamentos más vendidos en Brasil y en el primer puesto de la lista de ansiolíticos más vendidos, tuvo un salto de cerca del 22% en sus ventas durante la pandemia.

Brasil vive una compleja experiencia social colectiva en los últimos años: neoliberalización de las relaciones sociales, exacerbación de las responsabilidades individuales, crisis económicas, sumadas a una experiencia de resentimiento y odio colectivo catalizada por las disputas políticas; la pandemia del Covid-19 y el desencadenamiento de sentimientos de impotencia, dependencia, desamparo, las muertes y sus huérfanos invisibilizados

Estamos enfermos. Las diversas formas de sufrimiento, las enfermedades mentales -depresión- y el aumento de los casos de suicidio son síntomas que nunca deben descuidarse.

Nuestra Newsletter

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com